¿Cuál es la caldera de gas más eficiente?

¿Sabías que puedes ahorrarte hasta 200 euros al año con una caldera eficiente?

Muchas veces la gente confunde eficiencia con rendimiento de la caldera. Y son conceptos que se parecen muy poco.

La caldera eficiente es capaz de producir la cantidad suficiente de energía con el mínimo consumo de gas.

¿Estás pensando en cambiar tu caldera de gas? Hoy quiero darte los consejos que te ayudarán a conocer la caldera más eficiente, ¿te vienes?

Calderas de gas

Conoce la potencia que necesita tu vivienda

Como ya te he comentado en otras ocasiones, es importante que sepas qué potencia necesitas para satisfacer los servicios de calefacción y agua caliente sanitaria (ACS) de tu casa.

Ya que no es lo mismo calentar una vivienda de 60m2 que una vivienda de 120m2. Al igual que no es lo mismo proporcionar ACS para 1 baño que para 2 baños completos, o un baño y un aseo.

Para que no tengas ninguna duda, esta tabla puede ayudarte a conocer de un solo vistazo la potencia que necesitas en casa:

La potencia de una caldera de gas

* ACS (agua caliente sanitaria)

El rendimiento, una realidad para ahorrar combustible

El máximo rendimiento significa ahorro en tu factura. Pero, ¿tienes claro qué es el rendimiento en una caldera de gas?.

El rendimiento es la capacidad que tiene la caldera para aprovechar el máximo combustible durante el proceso de la combustión con el objetivo de producir la cantidad de calor deseada.

En función del rendimiento, las calderas de gas se clasifican así:

  • Calderas convencionales: suelen ser calderas estancas de más de 10 años de antigüedad que trabajan a una temperatura media de 70ºC. El consumo de gas es elevado y por tanto y rendimiento es muy bajo, no superando el 90%.
  • Calderas de gas de baja temperatura: son calderas estancas que trabajan con temperatura media de 40ºC. Aunque tienen un rendimiento mayor que las estándar o convencional, es menor que las calderas de condensación. El rendimiento suele rondar el 93%. Mantienen una temperatura constante de 40ºC, evitando las paradas y arranque de combustión, ahorrando hasta un 15% de combustible gracias a esta continuidad de funcionamiento.
  • Calderas de condensación: Son calderas estancas y que trabajan a una temperatura baja y regulada a través de una sonda exterior. El rendimiento medio de estas calderas ronda el 100%. El rendimiento del 109%  se refiere si contamos el calor latente del gas en la combustión, ya que aprovecha los gases de combustión para generar calor.

Son las únicas permitidas por el reglamento europeo ErP tanto para obra nueva como para la sustitución de tu vieja caldera de gas.

El rendimiento de las calderas de gas

La mejor eficiencia para optimizar tus recursos y los del planeta

El concepto de eficiencia responde a la manera en cómo produce calefacción y agua caliente sanitaria una caldera de gas.

Aquí es donde te aconsejo sin ninguna duda una caldera de condensación. La eficiencia de una caldera comprende el rendimiento y el ahorro energético que conlleva gracias al diseño e incorporación de sistemas de última generación.

Lo ideal es instalar una caldera de condensación A+, con 100% de rendimiento. Una etiqueta de A+ significa que el sistema de calefacción y ACS consume menos gas para producir el mismo servicio que cualquier otra caldera.

Por tanto, debes tener en cuenta estos elementos:

El tipo de caldera

Ya sabes cual te aconsejo, una caldera de condensación. También puedes decidirte por una caldera estanca de baja temperatura; aunque si estás pensando en comprar tu caldera para una vivienda nueva, ésta no está permitida.

El rendimiento y los sistemas de regulación

De acuerdo con esta clasificación debes tener en cuenta estos tres tipos de calderas:

  • Convencionales: clase B o C con un rendimiento que no llega al 90% en condiciones óptimas.
  • Baja temperatura: clase B o C con el rendimiento cercano al 93% en las mejores condiciones.
  • Condensación con estos dos sistemas de regulación.

Con regulación modulante: clase A+ y rendimiento del 100% sin contar con el calor generado de los gases de combustión

Con válvulas termostáticas: se colocan en cada radiador de la instalación de calefacción y sirven para regular la temperatura en función de las necesidades. Permiten obtener un rendimiento próximo al 100% y clase A+

Emisiones a la atmósfera

Un tema sin duda muy controvertido y con el que prácticamente todos los fabricantes están muy concienciados. Aunque, a veces me pregunto si lo hacen porque es obligatorio, o porque realmente están concienciados con el medio ambiente.

En cualquier caso, puedes encontrar dos tipos de calderas:

  • Calderas clase 5: Se caracterizan por la baja emisión de NOx por debajo de 70 mg/kwh según la norma (EN483). Las calderas de baja temperatura llevan esta clasificación.
  • Calderas de clase 6: Son las calderas más ecológicas que existen en el mercado. A partir de 2019, la ErP obligará a que todas las calderas fabricadas cumplan con las emisiones de NOx exigidas, siendo de clase 6.

Respetando la naturaleza

Tú también puedes contribuir a mejorar la eficiencia de tu caldera de gas

Son muchos los expertos que aseguran que el consumo de energía para calefacción y agua caliente sanitaria en una vivienda, representa el 65,9% del total. Supera el consumo de electricidad con bastante holgura.

Seguro que en más de una ocasión has mantenido una conversación con alguien cercano a ti sobre el gasto que supone la calefacción en invierno. Incluso, es probable que tú mismo te hayas hecho esta pregunta, ¿cómo es posible que mi caldera consuma más de lo que pone en las especificaciones técnicas?.

Has de saber que tú también debes seguir unas pautas para contribuir y ayudar a tu caldera a mantener su rendimiento próximo al 100%.

No te pierdas estos consejos:

  • Confort: Según el INSTH (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo), la temperatura de confort debe de estar entre 19 y 21 ºC durante el día y entre 17 y 18 ºC de noche. Más temperatura supone un incremento sustancial del coste en energía.
  • Caldera con regulación modulante: esto no es otra cosa que instalar una sonda exterior para para una gestión más eficiente. La temperatura de trabajo de la caldera de condensación está entre 40 y 55 ºC en función de si tiene acumulación. Esto te permite incrementar el ahorro entre un 5% y un 10%.
  • Purga los radiadores antes de encender la calefacción, por lo menos una vez al año.
  • No pongas ropa o cosas encima de los radiadores.
  • Comprueba las distintas tomas eléctricas y las llaves de paso con válvula reguladora.

¿Tienes algún consejo más que te funcione a la hora de mejorar la eficiencia de tu caldera?, ¿quiéres hacernos alguna pregunta?, ¡Déjanos tus comentarios!

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *