Qué elegir, ¿Calefacción de gas o calefacción de gasoil?

Si vas a implementar una nueva forma de climatizar tu hogar, seguramente estés barajando entre la calefacción gasoil o gas.

En este artículo, vamos a tratar de desgranarte cada uno de sus aspectos, para que puedas llevar a cabo la elección que más te interese y además de estar contento con su rendimiento, que te salga más económico.

Cuál es el mejor sistema de calefacción doméstico

En esencia, podríamos decir que no existe un sistema de calefacción que sea el mejor de todos por sistema.

Tanto si vas a instalar una calefacción de gasoil como una de gas, hay que tener en cuenta las características de la vivienda y el acceso que hay de cada combustible.

El tamaño de la casa, es uno de los aspectos más importantes de cara a elegir la potencia de nuestra calefacción.

Cuanto más grande sea, más complicada será de calentar.

Este tamaño, también influirá en el precio de instalación, dependiendo de los radiadores que vayamos a montar.

El tamaño no es el único factor que importa a la hora de determinar la calefacción a elegir, ya que la orientación de la vivienda, los aislamientos de esta, así como la climatología de la zona, son aspectos necesarios a tener en cuenta.

Por otro lado, el precio de la energía, también es uno de los aspectos más importantes, al tratarse de un combustible diferente, es necesario tener en cuenta el precio de estos.

En definitiva, lo que puede ser un sistema de calefacción recomendado para uno, puede que no lo sea para otro.

Por ejemplo, resulta imposible comparar una calefacción de gas natural en Barcelona, que una calefacción que se utiliza para calentar una casa en el campo.

Qué tipo de instalación de calefacción es mejor: Gas Natural o Gasoil

De la misma forma, es necesario tener en cuenta varios aspectos a la hora de determinar que resulta mejor si el Gas Natural o el Gasoil.

El precio del combustible es diferente, pero lo normal, es que una caldera de gas suela salir más barata ya que su combustible es más económico.

Aunque puede variar dependiendo el momento y la comunidad en donde nos encontremos.

A pesar de esto, algunas comunidades se encuentran limitadas en cuanto a la elección de la caldera a instalar.

Algunas de estas, no cuentan con un suministro que las permita disfrutar de una calefacción a gas, entonces se han de plantear contar con una de gasoil.

Por otro lado, existen más costes asociados a estas calderas.

Por tener suministro de gas, tenemos unos costes fijos establecidos, que nos serán cobrados independientemente de que estemos en casa o no.

Esto hace que el coste mensual termine por ser algo más elevada, aspecto que puede llegarse a compensar siempre y cuando lo saquemos rendimiento.

En cuanto al funcionamiento de la calefacción de gasoil, tendremos la certeza de que cuando no la estemos utilizando, no tendremos que pagar por la misma.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que con respecto al depósito de gasoil, tendremos que tener almacenado dicho combustible para cuando nos haga falta.

¿Cuál es la calefacción más económica para el cliente medio?

La calefacción de Gas Natural, es la más recomendada para el cliente medio.

Uno de los principales problemas es el gasto que tendremos de la misma, a pesar de que no la utilicemos.

Sin embargo, la utilización de calderas de condensación de última generación, nos ayudarán a reducir el gasto de las facturas con su eficiencia energética.

Por otro lado, el precio de la instalación de la calefacción Gas Natural es más barata.

Esto hace que, tengamos que hacer una menor inversión a la hora de empezar a disfrutar de la misma.

Existen trucos bastante interesantes para ahorrar gas sin tener que invertir ni un solo euro.

– Tener una temperatura constante en la casa no superior a los 22 – 23 ºC.

– Tener un buen aislamiento de ventanas y puertas.

– Los radiadores de la vivienda tienen que estar descubiertos de muebles u objetos.

Simplemente con estos consejos ya se puede conseguir un ahorro energético completamente gratis.

Comparativas precios gas natural y gasóleo calefacción

Hablando del gasto en cuanto al combustible se refiere, intervienen varios factores especulativos en lo que hace referencia al combustible.

En lo que resulta el gasoil, encontramos más oscilaciones de precios que en el gas debido a la fluctuación que existe en el mercado con la materia prima.

De hecho, no es que el Gas Natural sea más económico que otros combustibles, sino que el precio del materia prima tiene un comportamiento menos invariable.

Por ejemplo, si comparamos entre una calefacción a gas o eléctrica, la diferencia puede ser de hasta un 35% más barata en la de gas.

Precisamente por todo esto, a pesar de los costes fijos que pueda tener derivados el Gas Natural, acaba siendo la energía más económica.

También es muy respetuosa con el medio ambiente, aspecto que se tiene bastante en consideración hoy en día.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *