Calderas eléctricas para calefacción, una opción a tener en cuenta

¿Qué ventajas te aportan las calderas eléctricas para calefacción o calefacción + ACS?

¿Pensando en instalar una caldera eléctrica en casa?

Ya sea una caldera mixta o una caldera eléctrica para calefacción, a continuación, te hablamos de todas sus características generales y de las ventajas que puede aportar en un hogar.

¿Cómo funcionan las calderas eléctricas?

El funcionamiento de una caldera eléctrica se fundamenta en el uso de energía eléctrica para poder transmitir al hogar agua caliente sanitaria con la mayor eficiencia posible.

Una caldera eléctrica de agua y calefacción puede obtener la electricidad de dos tensiones diferentes.

En la venta de una caldera eléctrica, podrás ver si utiliza una tensión monofásica, es decir, si se sirve de 220 V de potencia o bien si es de tensión trifásica, cuya tensión es de 380 V.

El precio de una caldera eléctrica de tensión trifásica será mayor ya que implican una potencia y un rendimiento más altos.

Qué tipos y consumos tienen las calderas eléctricas

Para comprar una caldera eléctrica, es interesante conocer los tipos que te puedes encontrar.

En cuanto a su instalación, es posible encontrar una caldera eléctrica mural o bien una de pie.

Las primeras de ellas van ancladas en la pared, a cierta altura del suelo, mientras que las segundas suelen ser más alargadas de una potencia superior y apoyadas en su parte inferior en suelo de la vivienda.

La caldera puede ser solo para la calefacción o caldera eléctrica para acs y calefacción.

Éstas últimas tienen un coste algo mayor y son más completas, siendo la caldera eléctrica para calefacción más barata por regla general.

Es posible combinar la caldera eléctrica para radiadores ya instalados en el hogar de modo que se aprovecha una antigua instalación.

Por definición, una caldera eléctrica variará su consumo según el estado de su instalación y del lugar en el que se vaya a colocar.

El consumo que tenga también dependerá mucho de la zona climática y del tipo de construcción.

Así, no será lo mismo utilizar una caldera eléctrica de bajo consumo en una casa sin ningún tipo de aislamiento que en uno que si lo tenga.

No será lo mismo que sea una casa adosada que una vivienda unifamiliar solitaria expuesta al intemperie.

Cómo elegir una caldera eléctrica

Para escoger entre las ofertas de calderas eléctricas, no solo nos debe llamar la atención sus buenos precios.

Entre los parámetros principales se encuentra su potencia.

En función de los metros a calentar y al uso dado al agua caliente sanitaria, habrá que basarse para escoger entre los diferentes tipos.

Los kW de potencia son muy variables, se estima que, para un hogar de 100 m2 se necesita una caldera eléctrica que funcione con unos 30 kW de potencia.

De estas y de muchas más potencias, en ZYZ Clima encontrarás marcas de calderas eléctricas como Domusa o Baxi, entre otras.

También, para elegir entre uno u otro modelo, hoy día parece impensable que hay que optar por una caldera eléctrica de alta eficiencia energética.

De nada valdría adecuar la potencia y preparar correctamente la instalación si luego entre las desventajas de la caldera eléctrica ocurre que tiene un gasto energético demasiado alto.

A la hora de elegir una, hay que conocer las medidas de la caldera eléctrica, para saber si serán adecuadas para el lugar de la instalación deseado.

Asimismo, saber si se optará por una caldera de pared o mural o por una de pie.

Ventajas e inconvenientes de una caldera eléctrica

Conociendo las características de una caldera eléctrica, se pueden resumir algunas de las ventajas e inconvenientes.

– Interesa conocer que comprar una caldera eléctrica no supone una inversión altísima.

En gran parte porque no implica cambios grandes en el sistema de instalación del hogar.

– La gran mayoría tienen un mantenimiento sencillo

No requiere altos conocimientos acerca de cómo funcionan para poder llevarlo a cabo.

– Una caldera eléctrica para agua y calefacción es uno de los electrodomésticos más estéticos del mercado.

Las marcas ponen a la venta modelos de mejor apariencia y acabado para que no desentonen con el resto de aparatos del hogar.

– Recuerda siempre que lo barato sale caro.

Así, buscar una caldera eléctrica barata puede ser un gasto mínimo en un principio, pero luego será más elevado por los costos de mantenimiento o por tener que comprar pronto una caldera eléctrica doméstica de más nivel.

– Son generadores altamente seguros.

El hecho de que no haya gas en la instalación y no necesitarlo para su uso, eliminan totalmente los fallos por mala combustión.

No hay problemas de toxicidad para gases, de inhalación de las personas del interior, ni fugas que pasen desapercibidas.

– Las calderas eléctricas actuales tienen un rendimiento altísimo.

Los estudios de las marcas acerca de sus modelos a la venta hablan de que su eficiencia y rendimiento se encuentra siempre entre el 90 y el 100 % respecto a la energía que necesitan.

Las conclusiones finales que podemos sacar de las calderas eléctricas, son que mejoramos la seguridad, ganamos en estética y solo se precisa electricidad.

Se consigue un calor sano y limpio.

La única pega es el consumo de luz que genera su funcionamiento.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *